Te invitamos a consultar el número 5 de nuestro boletín INFOEMPREDSA.

Boletín 5, Vol. 1, Época IV

TEMA 1

Y para mi: ¿Cuánto vale mi empresa?

Explicación del margen bruto de operación medido por el EBITDA para conocimiento del dueño del negocio.

Saber el valor de su empresa no es suponer que hoy o algún día se va a vender a terceros o se invitará a nuevos inversionistas minoritarios o que un grupo empresaria externo absorberá el control de ésta. Sea o no este nuestro pensamiento, tener un continuo conocimiento de las potencialidades de nuestro negocio nos dará certidumbre de lo que está pasando y con ello podremos tomar las medidas que nos permitan conservar o incrementar el valor, juzgando nuestra entidad productiva con los ojos de un tercero. En este caso, ese tercero no son más que fórmulas para encontrar los datos, índices, cocientes y exponentes que surgen día con día, formando un conocimiento que, a lo largo de la vida empresarial, dotará de fortalezas económicas y financieras al negocio surgidas de las buenas oportunas decisiones, basadas en mediciones objetivas y realistas. Hacerlo sin estar en proceso de venta de nuestro negocio siempre nos dará un mayor control de lo que queremos hacer en el futuro.

En esta ocasión daremos algunos indicios y elementos para que el empresario quizá con la asistencia del contador de la empresa dé esos pasos, para saber, pues esta sapiencia será la sabiduría del futuro. (Continúa)

EBITDA

Hagamos una anatomía de esta medida de rendimiento empresarial, sin olvidar que toda la información debe salir del estado un Estado de Resultados Integral bien estructurado y confiable.

  •   Earnings (Ganancias o Beneficios). Se trata de los ingresos, pero no todos. Un buen estado de resultados dará cabida en el primer renglón de ingresos aquellos que son resultado de la principal fuente de explotación, eliminando los conceptos que ajustan este renglón como son descuentos, rebajas y bonificaciones sobre esos ingresos. En una empresa, los ingresos normales y propios del giro son los que representan la generación auténtica de la riqueza bruta, el buen resultado de la explotación del giro empresarial. Si bien una empresa goza, por ejemplo, de descuentos por volumen de compras, bonificaciones de intereses por pagos anticipados, o la venta de ciertos activos de explotación por reconversión de maquinaria o la ganancia por la venta de un terreno o edificio para realizar cambios de sede, estos beneficios no provienen de la actividad normal, son ocasionales y obedecen a ciertas coyunturas orgánicas del negocio, que se deciden buscando, no obstante, un buen beneficio o ganancia.
  • Interest (Intereses). Dentro del estado de resultados se representan como gastos, lo rendimientos de dinero que se devengan a favor de los acreedores y eventualmente de proveedores de mercancías o servicios para las ventas. (Continúa).

ESTADO DE RESULTADOS INTEGRAL

Obviamente, saber y aplicar la fórmula del EBITDA no es suficiente, no nos dice nada, si es el dato que nos arroja no lo utilizamos en primer lugar para conocer si la empresa es capaz de generar valor en cada ciclo productivo o, por el contrario, está perdiendo tal capacidad o más bien ha resultado una empresa que consume patrimonio sin ningún beneficio. Para ello, el estado financiero más importante es el Estado de Resultados Integral.

Ahora, ya con un ejemplo con cifras de un Estado de Resultados Integral, apliquemos la teoría planteada hasta este momento, con un comparativo de dos años. No siempre tienen que ser comparaciones anuales. Los períodos los determina el dueño de la empresa, y este trabajo lo hará tan frecuentemente como quiera mantener el conocimiento de la capacidad del negocio para generar valor. (Continúa)

Llena el formulario y DESCARGA GRATIS el boletín número 5, volumen 1 de INFOEMPREDSA, Etapa IV:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Post Navigation