INFOEMPREDSA – Marzo 2019 Número 4, Vol. 1 – Época IV

TEMA 1

RECÁLCULO DE PAGOS PROVISIONALES ISR 2019

(Cuando se opta por deducción inmediata de inversiones)

Los estímulos fiscales son una faceta de la actividad normativa del Poder Ejecutivo que interviene, institucionalmente, en el desarrollo económico o en el apoyo de las necesidades sociales de ciertos sectores de la población, porque así lo impelen las características socio–económicas de sectores de contribuyentes, o la identificación geográfica de regiones necesitadas de restauración por catástrofes naturales, por calamidades sanitarias, seguridad u otros factores que determinen políticas públicas urgentes o coyunturales a cargo del gobierno.

Un estímulo fiscal subsidia a sus beneficiarios con dinero que el Estado entrega o deja de percibir y quienes lo disfrutan, se supone que destinan los recursos recibidos o que no erogan vía impositiva para ciertas actividades especificadas en las políticas públicas; y con ello pueden atender las necesidades detectadas por el gobierno. Todo subsidio es un privilegio con probados merecimientos según la política estatal que lo sustenta. Siendo entonces una ventaja de ciertos contribuyentes frente a otros, podría parecer una injusticia para los que pagan íntegramente sus contribuciones, pero en realidad, un subsidio debe ser una forma de resarcir una injusticia casual o provocada contra otros sujetos de la contribución fiscal. Es algo delicado mantener esa balanza equilibrada y que los subsidios no resulten ser mayores privilegios que los males que están destinados a corregir; además es necesario que estén claramente regulados para que no se concedan por el Estado en forma arbitraria o caprichosa y para que los administrados conozcan el camino para gozar del estímulo fiscal o subsidio fiscal, dentro de un universo finito de contribuyentes que reúnan ciertas características comunes. (continúa)

Tema 2

DIFERENCIA TEMPORAL ENTRE CADUCIDAD FISCAL Y PRESCRIPCIÓN FISCAL

Aunque la caducidad en fiscal y la prescripción fiscal se encuentran en el tiempo, es decir, ninguna de estas dos figuras jurídicas podrían entenderse sin tener una noción del transcurso de los días y los años, en ocasiones tenemos serias dificultades para distinguir una de otra, pues ambas llevan con frecuencia al mismo camino: el no cumplimiento de la obligación tributaria. Solo que en la prescripción fiscal resulta indispensable que esté determinada una cantidad de dinero y sea obligatorio pagarla al contribuyente; y en la caducidad fiscal el fisco busca ese incumplimiento mediante el ejercicio de facultades que le proporciona la legislación fiscal para determinar una carga al particular, sea en un tipo de contribución o la imposición de una sanción o multa. (continúa)

LA LINEA DEL TIEMPO

La prescripción como extinción del crédito fiscal

El CFF define contundentemente a la prescripción fiscal como una forma de extinción del crédito fiscal, a saber: 'El crédito fiscal se extingue por prescripción en el término de cinco años'. Esta regla general requiere precisiones temporales y de sustancia que enlistamos a continuación:

a) Término. El término de la prescripción fiscal se inicia a partir de la fecha en que el pago del crédito fiscal pudo ser legalmente exigido, lo que significa que en la mayoría de los casos iniciará un día después de que haya vencido el plazo para efectuar el pago de la contribución y/o sus accesorios, un día después de la fecha máxima que hubieren otorgado las autoridades en uso de sus facultades. (continúa)

Llena el formulario y DESCARGA GRATIS el boletín número 4, volumen 1 de INFOEMPREDSA, Etapa IV:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.